10 de noviembre, 2010

UNA LUCHA FEROZ EN ROMANCE DE LOBOS

Como obra culminante de la trilogía Las Comedias Bárbaras de Valle-Inclán, Romance de Lobos estará siendo presentada hasta finales de noviembre en el Teatro El Convento (Reconquista 269), los viernes a las 21:00hs.

Adaptada y dirigida por Martín Barreiro, la puesta en escena de esta obra que fue escrita en 1908 busca a través de los sonidos, la luz, el baile flamenco y el movimiento coreográfico recrear la trágica historia de los Montenegro, remarcando las notables coincidencias con nuestro presente. Con un estilo irónico, pero poderosamente poético, construye personajes que encarnan los instintos básicos del hombre en un mundo cada vez más primitivo y peligroso.
 
En cuanto a su argumento, Romance de lobos es la historia de don Juan Manuel Montenegro. Un viaje definitivo en una noche tormentosa, donde el despiadado Caballero ve a la Santa Compaña, ánimas en pena que le anuncian la muerte de su esposa. Tras una dramática travesía marítima llega tarde al entierro. Cargado de culpas se plantea su vida y comprende que para él no hay esperanzas. Desesperado huye y se refugia en la hueste de mendigos. Allí buscará la redención erigiéndose en padre de los desheredados. La lucha feroz que se desata entre los hijos por la herencia lo hace regresar para imponer justicia… pero los hijos son los lobos que dan nombre al romance. 
 
Respecto al significado de esta obra, Martín Barreiro comentó que: “Refleja en su trama a un pueblo de desheredados, plagado de marginales, enfermos y locos; pero también, a esa clase dominante cuyos rasgos de identidad siguen siendo la ambición, la lujuria y la violación constante de lo humano”.

El director también se refirió a algunos elementos fundamentales para el desarrollo de Romance de Lobos: “Los cuadros visuales suplantan escenas textuales, como la travesía por el mar o el lavado del cadáver de Dama María. Otros, se fusionan texto e imagen, como la escena del robo a la capilla, o el diálogo final de Montenegro con Fuso Negro”.

 
“El escenario está dividido en dos por un telón, que permite construir los diferentes espacios de manera alternada. La utilización de la luz se vuelve esencial para marcar los diferentes ámbitos que pide el texto y, también, para la creación de los climas que exige cada escena. El plan de iluminación centra su búsqueda estética en el claroscuro. La manipulación del color es fundamental para potenciar el contraste fondo-primer plano, fortalecer el cuadro vivo y dar relieve a personajes y escenas. La utilización de efectos especiales para crear la ilusión del agua del mar, el fuego y la lluvia son primordiales y forman parte de esta construcción”.
El fin que persigue la puesta en escena es colocar al público frente a una poderosa crítica cultural de relevancia temporal. Esto es lo que significa el teatro clásico para quienes forman parte de esta obra. Como define su Barreiro: “La inmortalidad del texto no se encuentra en sus infinitas repeticiones, intentando emular épocas pasadas, sino en la capacidad que tengamos para capturar los tiempos y lugares en los cuales logra renacer”.
 
La entrada es $35. Para informes y reservas se pueden contactar al (5411) 4264-1101.
Ficha técnica
Adaptación y dirección general: Martín Barreiro
Asistente de dirección: Marta Butavand
Duración: 1h 30m
Actúan: Fernando Blanes (Don Juan Manuel Montenegro), Gabriela Caponetto (La Roja, La Moncha, Mendigos), Diego Verni (Abelardo, Don Pedrito, Oliveros, Fuso negro), Sergio Faya (Don Mauro, Mendigos), Fernando López (Don Gonzalito, Mendigos), Ariel Li Gotti (Marinero, Farruquiño), Mimi Ferraro (Dama María, Benita la costurera, Andreína, Mendigos) y Omar Díaz (Don Manuelito, Pobre de San Lázaro, Don Ramiro)
Baile Flamenco: Rocío Melonaro (La Muerte)
ETIQUETAS
|

Periodista y profesora de Historia. Editora y creadora de ABC Cultural.