“Quiebre es el recorrido de una tragedia social”, afirma el Grupo Quiebre, refiriéndose a su nuevo espectáculo de teatro y multimedia, coproducido con Ciudad Cultural Konex. Es allí donde los sábados a las 20:30 el show impacta por las actuaciones, por las imágenes y por su música. En ese mismo espacio, habían sorprendido con otra propuesta de su autoría: El Ojo del Panóptico.

Al ingresar a la sala, se observa una pantalla negra con letras blancas, que anuncian el comienzo del show mientras un sonido trance y envolvente se encarga de transportar al espectador a ese mundo sin palabras, mudo pero cuyos sonidos potentes expresan mucho. Luego vendrá la batería de imágenes (corrosivas, abrumadoras pero cautivantes al mismo tiempo) que anteceden la aparición de los actores en escena.
 
Uno de los aspectos más llamativos, y que se convierte en el elemento fundamental del espectáculo, es la ausencia de diálogos, la inexistencia de palabras a lo largo de la obra, que transforma su columna vertebral en la actuación simbólica de los artistas. Es así que la acción transcurre en dos dimensiones diferentes: por un lado, la real, la que es en vivo y en directo, la basada en la interpretación neta. Por otro lado, parte de la historia vive en las proyecciones que se visualizan a través de la pantalla.
 
“Quiebre” se compone de una seguidilla de cuadros que muestran una perfecta coordinación de efectos entre el aspecto audiovisual y las interpretaciones de los protagonistas. Cada uno de esos cuadros se abre y se cierra con un fundido a negro, dando paso al inicio de las historias que desarrollan los artistas. Quiebre, Anestesia, Adoración, Perdidos, Pulseada y Vacío son los tópicos elegidos para recrear esas tragedias sociales a las que alude el grupo artístico, esas en las que se potencia el patetismo y banalidad de los seres humanos que aparecen en dichos cuadros.
 
Por momentos la sala queda a oscuras, y el público sólo percibe el tremendo sonido de las melodías electrónicas que musicalizan el espectáculo. Así se crea un clima de expectación que suma mucho para su disfrute y para continuar captando la completa atención de los espectadores. Las actuaciones son parte primordial del sostén de esta obra provocadora, que produce fuertes sensaciones a lo largo de sus 60 minutos de duración. 
 
“Quiebre” es un espectáculo puramente sensorial, suscita percepciones tan amplias como la cantidad de personas que se sientan a observarla, a escucharla, a vivirla. Una obra para la cual hay que tener la mente bien abierta y todos los sentidos agudizados para no perder detalle de todo lo que ocurre en el escenario y en la pantalla.
 
Elenco: Ezequiel Bianchi; Santiago Dragani; Josefina Gracián; Maximiliano Pouchan; Andrea Reymundo; María José Salinas y Jazmín Terclavers.
 
Música Original y Videos: Ernesto Pombo (también Autor y responsable de la Operación de Audio y Video)
 
Desarrollos en 3-D: Ricardo Moriello
 
Dirección General: Maximiliano García y Ernesto Pombo.
 
 
“Quiebre”
Sábados a las 20:30
Ciudad Cultural Konex
Sarmiento 3131
Entradas: $ 30
ETIQUETAS
|

Periodista. Amante de mi profesión y feliz de escribir para ABC Cultural.