¿Qué no haría una madre para defender el honor de su hijo en la escuela primaria? Es una pregunta que muchas personas –incluidos los niños- se hacen a sí mismos y a la gente. Si ese niño es un tanto obeso y con pocas habilidades para socializar, excepto con su propio celular, se va tornando más complicado el tema.

Pero todo se convierte más complejo cuando Claudia –una madre “sola”, que apoda a su primogénito con el desafortunado nombre de “Cachete Mamá”– asiste a una típica reunión escolar. Con toda su personalidad avasallante, histriónica, verborrágica, exagerada y entrometida, la mujer trata de interferir para su hijo no sea excluido de las actividades grupales de la clase de gimnasia. Es a partir de su intervención en escena que “La madre impalpable” se transforma en un espectáculo tan cómico como triste y realista, en el que más de una mujer de la audiencia podrá sentirse identificada, así como también los que alguna vez fuimos alumnos y sufrimos a nuestras propias “Claudias”.
 
Por más obvio que pueda resultar, al ser una obra unipersonal, la actuación de Jorgelina Aruzzi es impactante, graciosa, exasperante, patética y hasta con ribetes de ordinariez en sus expresiones, tanto como el personaje lo requiere para generar mayor impacto en el público. Sus gestos, su proyección vocal y el extraño efecto estilo “trance” que la actriz interpreta con sus ojos son los complementos perfectos que hacen que su destreza artística sólo pueda ser clasificada como excelente.
 
Jorgelina Aruzzi compone a una madre tan racista con los demás padres y sus hijos como el resto lo es con Javier, su “Cachete Mamá” excedido de peso que, si tuviera alguna intervención en la obra, sin dudas expresaría lo avergonzado que estaría de la presencia de su madre en la escuela, así como también de sus disparatadas conversaciones con la Directora, con el Profesor de Gimnasia y hasta con la Psicopedagoga.
 
“La madre impalpable” genera una amplia galería de sensaciones en respuesta a la impecable actuación de Jorgelina Aruzzi –quien también escribió y dirige la obra-, por lo que no resulta sorpresivo que la actriz haya ganado el premio ACE 2008 a Mejor Actriz de teatro alternativo.
 
“La madre impalpable” se presenta todos los jueves, viernes y sábados a las 22 en el Teatro Picadilly: Av. Corrientes 1524.
ETIQUETAS
|

Periodista. Amante de mi profesión y feliz de escribir para ABC Cultural.