05.05.2016

"LA ATENCIÓN Y COMPLICIDAD DE LA PLATEA ENRIQUECE Y POTENCIA MI TRABAJO"

Compartir Nota:
El actor, solo en escena y desplegando una emotividad unánime en el público
Crédito: Mariano Mazzei


Todos los domingos a las 18:30, en el Teatro La Carpintería (Jean Jaures 858), Mariano Mazzei, protagoniza de manera conmovedora el unipersonal titulado “Sola no eres nadie”, de Natalia Villamil y dirigido por Ana Alvarado

El actor vuelve a brillar en escena, con una performance que estremece, que conlleva una sensibilidad artística que le permite desnudar emocionalmente al personaje que sufre, que por momentos parece débil pero que manifiesta una gran fortaleza para luchar contra las adversidades de su vida. 

Para conocer un poco más su perspectiva sobre la obra, su preparación especial para este personaje y su notable actuación, hablamos con Mariano Mazzei, que continúa todos los domingos en el espacio teatral ubicado en la zona del Abasto.

 

¿Qué motivos te convencieron para protagonizar ‘Sola no eres nadie’?

El texto de la obra ganó el concurso de dramaturgia para el evento Nuestro Teatro en 2015. Nuestro Teatro es un ciclo que se realizó en homenaje a Teatro Abierto en el mismísimo teatro El Picadero, el cual había sido incendiado en 1981 a consecuencia de aquel movimiento teatral. Desde la producción del ciclo, me convocaron a mí para interpretar la obra y a Ana Alvarado para dirigirme. Participar del ciclo me entusiasmaba, conocer a Ana y tener la oportunidad de trabajar con ella también, y cuando leí la obra sentí que la suerte estaba de mi lado. Se me ofrecía la posibilidad de introducirme en el mundo de un personaje muy especial, que representaba una oportunidad de composición actoral compleja a través de un bello texto. ¡Cartón lleno! No había manera de negarse.

 

La obra te presenta a vos en un relato conmovedor, por momentos con humor, pero con una alta sensibilidad. ¿Cuán difícil es representar tantos matices estando solo en el escenario?

Amparado en el itinerario del mundo interno del personaje y en el trabajo que hemos realizado sobre la puesta en escena,  me atrevo a decir que la tarea es más bien placentera que difícil. Si me dejo llevar por las situaciones que el personaje vive, todo fluye de manera orgánica. Justamente la presencia del humor que vos señalás hace que el drama sea más llevadero y “digerible”. Por otra parte, pienso que el trabajo unipersonal se concreta con la presencia del espectador  especialmente, y en ese momento de contacto con el público no me siento solo. La atención y complicidad de la platea enriquece y potencia mi trabajo.

 

¿Qué esfuerzo físico y emocional te demanda el personaje?

Bastante esfuerzo. Canto algunas canciones y trabajo algunas inflexiones de voz fuera de mi registro vocal normal ya que represento en escena a una chica transgénero. Una buena vocalización y estiramiento corporal previo a la función me permite estar en condiciones de afrontarla.  El personaje además presenta una fragilidad emocional casi extrema, por lo tanto necesito estar permeable a una sensibilidad más bien cercana a lo femenino para ahondar en el drama que a ella la atraviesa, y a su vez debo estar dispuesto a sortear con cierto humor algunas otras situaciones.

 

¿Cómo te preparaste para el mismo?

Mi personaje viene del interior. Un día decide abandonar su cuerpo de hombre y su pueblo natal para venir con un vestido rosa a la ciudad a trabajar y encontrarse con la mujer que siempre quiso ser. Trabajamos con un asesor un acento litoraleño más bien neutral, sin aditivos de expresiones muy locales ni de palabras guaraníes para no tener que alterar el texto. Con mi profesor de canto trabajé las canciones que elegimos con Ana para acompañar la puesta en escena. Y siempre me concentré en vivir a pleno las situaciones a las que se enfrenta el personaje. La composición física y la manera en que ella se mueve responden a cierta femineidad que fue especialmente trabajada para la obra. Y la inocencia y ternura del personaje son pilares de la creación del mismo. No sé decirte especialmente qué hice para transmitir esa ternura pero es evidente que la tiene (aparece en el texto mismo) y que es la manera en que conecta fuertemente con el espectador, según me dicen y compruebo.

 

Durante el transcurso de la obra, el público transita distintas sensaciones. ¿Es ese uno de los logros más gratificantes de tu actuación?

Es gratificante que el público viva muchas sensaciones. Cuando eso sucede, la tarea está cumplida. Pero no creo que sea por la actuación exclusivamente. El personaje enfrenta diferentes estados. En principio, la decisión y el exilio. Luego, el encuentro con otros personajes  con quienes conecta a través del cariño, su deseo de ser madre, la admiración por la belleza del mundo femenino. Nos sumerge en su universo laboral de cama adentro, observamos su relación con los empleadores. Es decir, muchas situaciones con las que el espectador puede identificarse o sentir empatía. “Sola no eres nadie” nos habla sobre la posibilidad de mirarnos a través de los ojos ajenos para constituirnos como entidades sólidas. Reflexiona sobre la influencia de la mirada del otro hacia nuestro mundo interno y cómo repercute esto en nuestra conducta. Son temas inherentes a la condición humana, más allá de diferencias de género y entiendo que puedan movilizar a todo tipo de espectador.

 

¿Cómo describirías en tus palabras al personaje tan frágil y al mismo tiempo fuerte que componés?

Es un alma desnuda en escena. Me pediste que defina yo pero tomo algunos versos de Alfonsina Storni que mi personaje  recita en una escena de la obra para explicarlo. Imaginemos que “LA SOLA” se define así:

Soy un alma desnuda en estos versos

Alma desnuda que angustiada y sola

Va dejando sus pétalos dispersos

 

Alma que puede ser una Amapola

Que puede ser un lirio, una violeta

Un peñasco, una selva y una ola

 

¿Por qué recomendarías a la gente a que vaya a ver el espectáculo?

Porque es un espectáculo intenso, lleno de emoción y de belleza. Tiene la belleza de lo simple. Tiene la belleza de aquello que se percibe como noble, la belleza de la entrega del trabajo y de la experiencia teatral que nos convoca a movilizar pensamiento y corazón. Porque nos invita a ponernos en el lugar del otro y comprender universos diferentes .Y porque guardo la esperanza de que esta obra nos abra los ojos para ser más tolerantes con aquello que entendemos como “diferente” y que podamos considerar que, quizás, no sea así como lo vemos.

 

“Sola no eres nadie”

Domingos a las 18:30

Teatro La Carpintería

Jean Jaures 858

Entradas: $ 100

https://www.facebook.com/solanoeresnadie/?fref=ts

 

por María Laura Pacheco
laurap@abccultural.com.ar