El Cuarteto de Julio Coviello -conformado por Julio Coviello (Bandoneón), Nicolás Di Lorenzo (Piano), Mariano Bustos (Contrabajo), Eduardo Lucente (Guitarra Eléctrica) y Mariano Mazzei (voz)- presenta “14”, su primer disco , el viernes 23 a partir de las 22:30 en el CAFF (Club Atlético Fernández Fierro: Sánchez de Bustamante 764). Antes de su recital, conversamos sobre la historia y los proyectos del grupo con el líder del cuarteto, Julio Coviello, y con su cantante, Mariano Mazzei.

                                                                                                                              
¿Cuándo presentan el disco?
 
Julio: El día 23 de julio a las 22:30 tocamos en el Club Atlético Fernández Fierro (Sánchez de Bustamante 764). Después de haber presentado nuestros temas durante los últimos meses del 2009, grabamos en el verano e hicimos un disco con toda esa producción. En realidad, durante todo el 2009 ensayamos, fue un proceso de un año y algo, si contamos el tiempo de escritura y arreglos que se volcaron en el disco.
 
¿Los temas son los del show actual?
 
Julio: Son los temas del show actual. La costumbre dentro de los grupos de tango es hacer todos los temas. Los presentas y los fogueás en vivo, probás y cambiás. Todo lo que probás arriba del escenario luego te encerrás y lo grabás. En cada presentación los temas fueron creciendo y después en febrero de este año fue como que sacamos una foto y grabamos los catorce temas.
 
¿Cómo es la experiencia de tocar en Musetta Café (Billinghurst y Tucumán)?
 
Julio: Como es un lugar tan chico, es un café, es algo muy íntimo. El músico está al lado del público. Es un clima de comunión, es casi un living de una casa. Porque en el mismo lugar donde tocamos, es donde cenan o toman un trago, entonces, no está ese apuro porque después del show te tenés que ir corriendo, sino que transcurre la noche. A veces llama mucho la atención que haya músicos tan sacados, con tanta energía, tan cerca y nos hacen saber que llega la energía y a nosotros la del público también. Igualmente vos vas un jueves y nos escuchas con una energía y al jueves siguiente con otra.
 
Mariano: La gente se queda después del show y conversa con Julio. Va mesa por mesa y eso habla a las claras de que es algo entre descontracturado, confortable y a la vez estamos ofreciendo un show, no es algo así nomás, ensayamos mucho.
 
Mariano, contános de tu experiencia con el grupo. ¿Cómo llegas al cuarteto?
 
Mariano: Un día Julio vino a ver “De hombre a hombre”. Julio me comenta que estaba armando cuarteto de tango y le digo: “Invitáme a cantar” y él me dijo que sí. La música del cuarteto es un shock de electricidad, es algo así. Y la experiencia del Musetta en particular es algo muy especial porque imagino que es muy diferente; comprobé que es muy diferente a tocar en otros lugares porque es un ámbito tan cercano, tenés a la gente ahí. Tocamos en otros ámbitos: milongas, teatro, eventos y cada lugar es particular y especial.
 
Julio: El canto es algo fundamental dentro de la música. Para nosotros o para mí. Hay muchos grupos que hacen tango nuevo y no contemplan la posibilidad del canto. El mismo Piazzolla se dedicó mucho tiempo a la música instrumental y bueno, más allá que en el cuarteto hay muchos temas instrumentales, la presencia que te da un cantante como Mariano Mazzei es mucho más grande. Por como dice la letra, por como canta.
 
¿Cómo se fue conformando la identidad del grupo?
 
Julio: La vamos creando. Tener a quien seguir le da un carácter y una personalidad más definida que si alguien escribe un arreglo y otro escribe otro arreglo. Eso le da cierta unidad, está en la capacidad del que lidera, saber escuchar y recibir ideas de todo el grupo y que todos se sientan bien. Y un poco el nombre del grupo viene a poner explícito un tipo de organización que está mal vista y es la de aceptar que puede haber un líder dentro de un grupo y que eso no significa que el líder aplasta las capacidades de todos los demás. Que cada integrante pueda explotar y desarrollarse en ese contexto. Todo canalizado por una dirección, que puede ser buena o mala pero intenta que se desarrolle el grupo de una manera.
 
Y además del disco ¿tienen algún otro proyecto?
 
Julio: Hay muchas ideas.
 
Mariano: Por ahora seguir en Musetta. Tocar en milongas, que comprobamos que podemos. Quizás en algún escenario. La idea es abarcar distintos espacios.
 
¿Cómo eligen los temas?
 
Julio: Yo me encargo de la dirección y de la parte musical. Hay temas míos y temas de amigos y compañeros de la Orquesta Fernández Fierro. Hay temas de los músicos del cuarteto, el pianista escribió un tema. Los temas que escribimos nosotros son medio electrizantes, de un clima de mucha tensión. Después nos gusta hacer versiones de tangos que por algún motivo nos movilizan o nos gustan, no vemos esa necesidad de hacer dieta de tangos tradicionales. Hay mucha gente que por hacer tangos nuevos deja de abordar tangos tradicionales como “Para que bailen los muchachos” de Troilo o “Canción de ausencia”, que son dos temas que tocamos. Muchos no tocan temas tradicionales para tocar sólo temas de uno. Y no sé por qué hacer una dieta así. Es buena música. Buscamos música que nos guste y que nos divierta hacer.
 
¿La selección de temas ajenos es homenaje o simplemente un divertimento para ustedes?
 
Julio: Los temas los elegimos primero y principalmente porque nos gustan y porque podemos encararlo desde nuestra estética y nuestra manera de pensar la música. Además de ser tangueros nos animamos a hacer un par de temas folklóricos que nos gustan. Es como algo liberado pero siempre siendo fieles a uno mismo. Como un tema que cantaba Atahualpa Yupanqui que se llamaba “Huinca Onal”. “Blanco ladrón” es la traducción, lo versionamos en forma instrumental y quedó algo así medio aplanadora. Después escribí una chacarera, “Chacarera de Boedo”. También tocamos “Milonga triste” de Sebastián Piana y Homero Manzi y eso es del repertorio “viejo”, del que no se usa más. No hay repertorio viejo, hay buenos tangos o malos tangos. A nosotros nos gustan los buenos, o al menos para nosotros. No es un cover exacto sino que es una versión.
 
Aggiornada…
 
Julio: No creo, es más una versión pasada por el cristal del cuarteto. El desarrollo artístico no se da por fechas sino por personas. Si yo soy fiel a lo que soy y hago una obra fiel a lo que soy ¿voy a hacer algo aggiornado? En realidad no estoy en pensando en lo que se usa hoy en día sino en lo que yo siento o lo que como grupo sentimos. Mi idea es alejarnos un poco de esa idea de que la música es para escuchar y concentrarse demasiado y acercarse más a la palabra, al canto, al baile. No se si lo que hacemos se puede bailar pero te hace mover y no quedarse en juegos armónicos. Cortitos y al pie. Tangos cortos, sin vueltas que sean como una patada Ninja. Esa es la idea,  que no aburra. Es un trabajo de mucho amor, dedicación y obsesión.
 
La entrevista fue realizada con Valeria Medina y María de los Ángeles Villarreal.
ETIQUETAS
|

Periodista. Amante de mi profesión y feliz de escribir para ABC Cultural.