Todos los viernes y sábados a la medianoche, El Choque Urbano presenta su notable show en la Ciudad Cultural Konex, titulado “La Nave” y dirigido por Manuel Ablín. Cada sábado, al finalizar la función, una variedad de grupos son invitados a realizar su espectáculo.

Al comenzar el espectáculo se apagan las luces, aparece en escena un grupo de 13 personas y se forma un círculo que rápidamente se transforma en una especie de montaña humana. En la sala reina un completo silencio, y los personajes captan la atención del público expectante que ríe y se asombra frente a los gestos y movimientos que realizan en forma conjunta. Se mueven, se aplastan, se chocan y gimen por el estrecho contacto físico. De a uno se desprenden de esta masa de gente y, a la fuerza, se vuelven a incorporar. Corridas, aplausos y chasquidos son los primeros sonidos que dan ritmo al espectáculo.
 
Luego la historia comienza a desarrollarse en la estructura giratoria montada en el escenario, donde varios de los protagonistas están apostados y simulando encontrarse en un barco en busca de alguien perdido. El integrante náufrago es rescatado y vuelve a la nave. El capitán toma el mando y, de a poco, el resto de los navegantes toma posición para empezar a comandar sus instrumentos. Palos, sartenes, megáfonos, láminas de metal, paletas, tubos plásticos, tachos de metal y sirenas se convierten en tambores y otros elementos cuyos poderosos sonidos hacen vibrar a la sala.
 
En un idioma que nunca se sabrá cuál es, los protagonistas dan vida a la parte más teatral del espectáculo, en el que interactúan dramatizando historias principalmente cómicas, aunque también hay lugar para la amistad y el romance. A las fuertes pisadas, chasquidos y aplausos se suma el sonido de maniobrar bolsas plásticas (en este caso, emulando el ruido de una tormenta), combinado con impactantes coreografías y un canto particular. La mixtura de teatralidad y música es una buena combinación en el show para no saturar al espectador, pero los puntos más sobresalientes son aquellos en los que el grupo apela a su potente y original creación sonora.
 
La música está compuesta tanto por ritmos de percusión como por melodías electrónicas, y por momentos el show transmite una sensación de estar escuchando un disco de Björk en el living del hogar, el remix de algún conocido DJ o trasladarse a una gigantesca rave. Todo al mayor de los volúmenes, por supuesto, y a una potencia que hace estremecer cada uno de los huesos.
 
El público no es ajeno a semejante creación ya que, casi al finalizar el espectáculo, uno de los actores/músicos de El Choque Urbano divide a la audiencia en tres sectores y los hace corear diferentes palabras, mientras los dirige como si fuera una orquesta que nunca llegará a tener la sincronizada precisión del grupo.
 
Además de agitar a los espectadores con su magnífica actuación, los protagonistas de “La Nave” reflejan en sus gestos cuánto disfrutan de sus respectivos roles en el show. Luego de 75 minutos a pura adrenalina, los actores y músicos se despiden del público, quien queda con ganas de escuchar aún más esos sonidos envolventes que cuestan olvidar. Y, como no lo pueden evitar, se despiden con una joyita: mientras abandonan de a uno el escenario, se permiten coordinar los aplausos del final.
 
El Choque Urbano está compuesto por: María Zoppi, Santiago Ablin, Carla Kseiri, Fabricio Ortolan, Sebastián Ablin, Lucas Rivarola, Jeremías Segall De Rosa, María Paz Cogorno, Sebastián Iglesias, Ignacio Masneri, Mariano Domínguez, Muriel Rebora y Nahuel Conte.
 
El Choque Urbano presenta “La Nave”
Viernes y sábados a las 24
Ciudad Cultural Konex: Sarmiento 3131
ETIQUETAS
|

Periodista. Amante de mi profesión y feliz de escribir para ABC Cultural.