A 30 años de la guerra de Malvinas, la lectura de un libro como “Buenos Aires, otoño 1982” se hace necesaria para comprender aristas poco exploradas de lo que significó en su momento este conflicto.

A la manera de un diario personal, Andrew Graham-Yooll retrata para los lectores ingleses del diario The Guardian el clima de euforia y depresión que reinaba en Buenos Aires, una ciudad en guerra que se hallaba, sin saberlo, cerca del fin de la dictadura más brutal de su historia.

En 1982, Graham-Yooll vivía exiliado en Londres y trabajaba en la redacción del diario The Guardian. El 2 de abril su jefe le anunció, “Volvés a Buenos Aires”. Y durante tres meses fue el corresponsal del matutino londinense. El tema: una guerrita (a lovely little war decían los británicos) en el extremo del Atlántico Sur entre Argentina y Gran Bretaña por unas islas cuyo nombre oscilaba según quién lo pronunciara entre Falkland y Malvinas.

Estas crónicas –traducidas del inglés por el propio autor y editadas por Marea Editorial– narran con ironía, pero sin perder nunca el asombro, las experiencias del periodista angloargentino durante esos tres meses de sinsentido: un desayuno con Borges mientras el Papa bendecía a una multitud pocas horas antes de la rendición; una cena con curry con el general Menéndez; el hotel Sheraton convertido en centro de prensa del Estado Mayor Conjunto; los periodistas extranjeros buscando hacer la nota de su vida; las noticias de las muertes como un eco lejano e incierto que llegaba desde el Sur; y, finalmente, la paliza con que un grupo de tareas lo convenció en plena calle de volver a su exilio londinense.

ETIQUETAS
|

Periodista y profesora de Historia. Editora y creadora de ABC Cultural.