Dorothea Lange: La Fotografía como testigo incuestionable

El 19 de julio se inaugura en el Centro Cultural Borges (Viamonte 525) la exposición “Dorothea Lange. La fotografía como testigo incuestionable”, donde se reúnen más de 100 imágenes de una de las fotorreporteras más prestigiosas del siglo XX.

En esta oportunidad se exhibirán trabajos que Lange realizó por encargo de la Farm Security Administration (FSA por su sigla en inglés). Esta Administración de Seguridad Agrícola tuvo como misión reubicar a los agricultores de las regiones afectadas por el fenómeno conocido como Dust Bowl, una de las peores catástrofes naturales que azotó a los Estados Unidos en la década del 30.

Paralelamente se creó una sección para documentar el proceso cuyo director, Roy Stryker, se convirtió en una figura clave y en el responsable de recopilar una de las más extensas colecciones de fotografías documentales del siglo XX.

Además del registro fotográfico se realizaron archivos sonoros donde se pueden escuchar a los agricultores cantando sus canciones típicas, hablando de la realidad y compartiendo experiencias de su vida cotidiana. El objetivo era componer una imagen de la América rural en el umbral de la Edad Moderna.

Dorothea Lange fue una fotógrafa excepcional, y a la vez un testigo privilegiado de su época. El personal testimonio, muchas veces incómodo para el establishment permanece tan vivo como entonces. Su compromiso con el acto de ver estaba relacionado con una preocupación estética, y con una necesidad de implicarse en las cosas. Solía decir que un retrato era una lección sobre cómo debería abordar un ser humano a otro.

El objetivo de sus trabajos fue la comunicación, pero no usada exclusivamente para convencer, sino en todo caso para educar, tanto la agudeza visual como la social. Este corpus, como todos arbitrario que mostramos hoy, fue en su mayoría hecho a pedido por el Gobierno de los EE.UU, a modo de documento en un momento en que este elegía el camino de una democracia, no sólo política sino económica.

Su trabajo, más que dar respuestas, generaba preguntas. Y ese es su costado más conmovedor: El de la puesta en duda. Aunque estas fotografías documenten el dolor y la miseria, por otra parte nos recuerdan, que es posible encontrar belleza en los lugares más inesperados, y que tenemos que aprender a ver más allá de lo previsto.

 

 

Es posible que las fotografías de Dorothea Lange nunca hayan tenido una relevancia de tanta inmediatez como ahora. No solo en relación a la pobreza, al sufrimiento o a la intolerancia que sufre el mundo, sino porque su mirada subvertía las creencias del estereotipo femenino de la época. Sus mujeres son madres, fuertes, y poderosas, adelantadas a su época. Y eso habla de la inmensa sensibilidad con que supo captar una necesidad de cambio, en un momento dominado aún por el razonamiento patriarcal.

La exhibición se podrá visitar desde el 19 de julio hasta el 30 de agosto en la Sala 21 del C.C. Borges de lunes a sábados de 10 a 21 hs. y los domingos de 12 a 21 hs.

 

Biografía de Dorothea Lange

Dorothea Lange es considerada una de las grandes fotoperiodistas de la historia de la fotografía documental. Nace en mayo de 1895, en Hoboken, Nueva Jersey. Su ascendencia familiar era germano-americana, y sus padres hijos de inmigrantes alemanes. A los 12 años sus padres se separan. En 1907 su madre Joan Lange decide irse a vivir con su hija a New York. Allí cursa la Secundaria y continúa sus estudios en Arte, en la Universidad de Columbia. En 1918 se muda a San Francisco y abre su propio estudio de  retratos. Conoce al muralista Maynard Dixon, quién sería su esposo y padre de sus hijos.

El primer acercamiento real a la fotografía documental se produce en la década del 20, cuando viaja con Dixon por todo el suroeste de su país, fotografiando nativos americanos. Con la embestida de la Gran Depresión, en la década del 30,  comienza a fotografiar lo que estaba pasando en la ciudad. Sus estudios de desempleados y gente sin hogar son imágenes que fueron valoradas por numerosos fotógrafos, entre ellos Paul S. Taylor, el que será su segundo marido.

A posteriori es invitada por Roy Stryker  para participar en 1935 en la Resettlement Administration, que en 1937 pasa a denominarse Farm Security Administration. En 1941 Lange recibe el premio Guggenheim Fellowship por la excelencia en fotografía. En 1952 Lange fue cofundadora de la revista Aperture. Trabaja para Life, viajando por Utah, Irlanda y el Valle de la Muerte. También acompaña a Taylor a Pakistán, Corea y Vietnam, entre otros lugares, hasta el 11 de octubre de 1965, donde muere de cáncer a la edad de 70 años.

 

Periodista y profesora de Historia. Editora y creadora de ABC Cultural.