La noche más esperada de la industria del cine mundial tuvo su cita anoche en el Kodak Theatre de Los Ángeles, cumpliendo una vez más con el ritual que mantiene en vilo a todos los amantes del cine para ver quiénes se consagran y logran llevarse su dorada estatuilla.

En su 82º entrega, los Premios Oscar no generaron sobresaltos ni alteraron mucho los pronósticos que se manejaron tanto por la crítica y los medios mundiales, cuyos favoritos cumplieron con las predicciones realizadas en las categorías principales. Los galardones más importantes fueron los siguientes: Jeff Bridges (Mejor Actor por “Crazy Heart”), Sandra Bullock (Mejor Actriz por “The Blind Side”), Christoph Waltz (Mejor Actor de Reparto por “Inglourious Basterds”) y Mo’Nique (Mejor Actriz de Reparto por “Precious”). Hasta ahora, los mismos ganadores de los Globos de Oro, considerados una clara anticipación del Premio Oscar.
 
Tal como lo adelantó Barbra Streisand casi al final del show, esa noche quedaría marcada en la historia ya que una mujer o un afro-americano podrían ganar su Oscar por primera vez. El hito de la velada, entonces, llegó cuando la actriz y cantante anunció que el premio a Mejor Director (o Directora, en este caso) le correspondía a Kathryn Bigelow, competidora de su ex esposo James Cameron quien vio a su súper-taquillera Avatar sólo conformarse con 3 premios en el área técnica: Dirección de Arte, Fotografía y Efectos Visuales. No es que esta rivalidad profesional tenga una ganadora pero, de hacerlo, su ex mujer lo habría derrotado ampliamente ya que, además de ganar en la categoría de Dirección, “Vivir al límite” obtuvo los premios de Mejor Película (segunda vez en la historia de la Academia que diez films competían en esta terna), Guión Original, Montaje, Edición y Mezcla de Sonido.
 
Como era de esperarse, la ceremonia transcurrió sin sobresaltos. Este año no se realizó una excéntrica coreografía de apertura como la que tanto asombró el año pasado de la mano de Hugh Jackman pero las humoradas de Alec Baldwin y Steve Martin lograron hacer un poco menos somnolienta la presentación que comenzó a las 22:30 y finalizó a las 2 (hora de Argentina). 
 
Por último, pero no menor, queda para destacar el triunfo de Juan José Campanella, que gracias a “El secreto de sus ojos” le aportó a nuestro país el segundo Premio Oscar en su historia (luego de “La historia oficial”, film de Luis Puenzo que en 1986 ganó el suyo en dicha categoría). En compañía de Guillermo Francella y otros profesionales que trabajaron en la producción de la película, Campanella recibió de dos magnánimos colegas suyos –Pedro Almodóvar y Quentin Tarantino– el premio que todo el país ansiaba.
 
De esta forma, su más reciente película se coronó no sólo entre los espectadores sino también entre los miembros de la Academia de Artes y Ciencias de Películas, que decidieron que “El secreto de sus ojos” es la Mejor Película Extranjera del 2010. Esta fue la segunda nominación de Juan José Campanella (de quien en 2001 se incluyó en la terna a “El hijo de la novia”, también con Ricardo Darín como protagonista) y la primera estatuilla dorada que el cineasta obtiene en su carrera como Director de Cine.
ETIQUETAS
|

Periodista. Amante de mi profesión y feliz de escribir para ABC Cultural.