Woody Allen presenta su nueva producción cinematográfica, Vicky Cristina Barcelona, inicialmente con un cambio de locación europea: de su recurrente Inglaterra (donde filmó sus 3 películas anteriores: Match Point, Scoop y Cassandra’s Dream) se “mudó” a España, particularmente a Barcelona, donde transcurren las historias que dan nombre al film.

Es así como en su inicio se introduce a los personajes de Vicky (una joven extremadamente racional y comprometida con su novio, interpretada por Rebeca Hall) y Cristina (su amiga desestructurada y con ideas más liberales en cuestiones del amor, a cargo de la más reciente musa del director, Scarlett Johansson) quienes deciden pasar un verano en la bella ciudad europea por motivos completamente diferentes. Vicky llega allí para completar una maestría y Cristina escapa de una ruptura amorosa y de su desconcierto sobre diversos conceptos existenciales.
 
Al compás de encantadoras melodías de guitarra y con el fascinante paisaje citadino de fondo, Woody Allen plasma en su nuevo film sus recurrentes cuestionamientos sobre la interacción entre hombres y mujeres, haciendo hincapié una vez más en parejas disconformes que están inmersas en relaciones que no son los que sus protagonistas esperaban. A partir de este concepto, el prolífico director brinda al espectador una serie de situaciones que bordean la comicidad, la sorpresa y hasta el absurdo.
 
Si bien se construyen varias historias en paralelo, indudablemente la más interesante es la que se genera entre Cristina (Johansson) y el bohemio y desprejuiciado pintor Juan Antonio Gonzalo (Javier Bardem). Pero la diversión y el drama aumentan cuando la dupla se transforma en trío con la presencia de María Elena (Penélope Cruz), la conflictiva, histérica y celosa ex esposa del sensual artista. La actriz española fue nominada a los Premios Globo de Oro y al Oscar como Mejor Actriz de Reparto por este papel.
 
Woody Allen vuelve a dar cátedra con Vicky Cristina Barcelona a través de su visión única sobre la complejidad y dificultad que conlleva construir y mantener las relaciones humanas, concepto que se transforma en el eje de la película. Por medio de sus desopilantes diálogos y de su mordaz ingenio – acompañados de la hipnótica banda sonora y de los maravillosos escenarios españoles- el amante de Manhattan sigue demostrando que su talento para el séptimo arte continúa intacto.
 
Muchos críticos y hasta incluso sus seguidores han desaprobado algunos de sus últimos trabajos, pero Woody ratifica con esta flamante película que sigue siendo el mejor director en analizar (a veces por demás) el inexplicable efecto que el amor -ya sea por su búsqueda, por su ausencia o por su obtención- genera en los seres humanos.
 
Vicky Cristina Barcelona es una co-producción de Estados Unidos y España, fue escrita y dirigida por Woody Allen y hasta el momento ha recaudado más de U$S 80 millones, transformándose así en la cinta más exitosa del realizador. Además, el pasado 11 de enero obtuvo el Globo de Oro a Mejor Película del Año Comedia o Musical.
 
Vicky Cristina Barcelona llegará a las salas argentinas el próximo jueves 5 de febrero. Más información en http://www.vickycristinabarcelonalapelicula.es/.
ETIQUETAS
|

Periodista. Amante de mi profesión y feliz de escribir para ABC Cultural.